Los Sacramentos

Hay momentos en la vida que son “sagrados”: el nacimiento de un hijo, la muerte de una persona amada, la toma de una decisión trascendente; en esos momentos puede surgir el anhelo de involucrar fuerzas superiores en la vida terrenal.

Los siete sacramentos dan expresión a este anhelo.

El bautismo se añade al nacimiento, la unción acompaña al proceso de la muerte; la confirmación ayuda al adolescente en su camino a la adultez.

El matrimonio como sacramento, consagra la decisión de formar una comunidad de vida; quien decide dedicar su vida profesional al sacerdocio recibe la consagración sacerdotal.

Sin embargo, la práctica religiosa no se limita a momentos sobresalientes en la biografía, sino que pretende ser ejercitada en forma regular. En La Comunidad de Cristianos eso acontece diariamente y en especial los domingos por la mañana con el Acto de Consagración del Hombre, la misa renovada.

Asimismo, si se desea, se puede recibir el Sacramento del Yo, como asistencia pastoral sacramental.